Selección Femenina de Fútbol: Futbolistas Desencantadas | Opinión

La crisis que comenzó hace tres semanas entre los jugadores de la selección absoluta de fútbol y su monitor, Jorge Vilda, llegó este jueves a un punto extremo. La Tratado emitió un comunicado en el que mezcló prepotencia, desdén y amenazas de desaprobación frente a la negativa de 15 de sus jugadores de ir al primer equipo. Los futbolistas enviaron un correo electrónico al organismo federativo en el que indicaron que “los últimos acontecimientos” en la selección estaban afectando su estado psíquico y su lozanía y, en consecuencia, pidieron no ser convocados “hasta que no se revierta esta situación”.

El problema empieza por detrás y no parece que las dotes directivas del presidente de la alianza, Luis Rubiales, hayan brillado a gran mérito para cansar o reconducir un palpable malestar de varias de las mejores jugadoras del equipo (apoyadas por Alexia Putellas) y se acabó la delantera. a una situación de envenenamiento: las oficinas o la mesa de negociación habrían sido el lado adecuado para resolver el conflicto. Jorge Vilda está al mando desde 2015 y fue renovado hasta 2024 acordado antiguamente de la Eurocopa —el equipo cayó derrotado en cuartos de final—. Los jugadores ya habían manifestado en reiteradas ocasiones a la Tratado su disconformidad con sus técnicas de entrenamiento y además con los niveles de control personal a los que eran sometidos en las concentraciones. Tratar como una rabieta de niño la disconformidad de 15 jugadores de la selección franquista, muchos de ellos actualmente en activo en ligas internacionales, incurre en un desprecio temerario por parte de la Tratado. El viernes hizo conocido un comunicado en el que ratificaba su compromiso con la selección y pedía una “reto firme” por un esquema más avaricioso, menos conformista y más profesional.

Una mediación inteligente, respetuosa y operativa debió ser la única respuesta a las reiteradas advertencias de los futbolistas sobre su disconformidad con Vilda. La prepotencia del comunicado de la Tratado revela una notoria incapacidad para mandar el deporte a un suspensión nivel, sumado a otras actuaciones cuestionables de Rubiales en situaciones complejas. La destitución del técnico de fútbol masculino Julen Lopetegui a dos días del inicio del Mundial de Rusia 2018 no fue la atrevimiento más meditada. El hecho de que la Tratado se encargue de designar al monitor y al cuerpo técnico no está reñido con escuchar las quejas de un equipo de fútbol que aspira más a jugadores de clubes de larga trayectoria y consolidada sensatez profesional. La situación estuvo mal gestionada desde el principio, pero el aventura de subsistir en ridículo mundial (el 7 de octubre España se enfrentará a Suecia en Córdoba) debe estar fuera del horizonte de gala de un presidente de la Tratado.

https://elpais.com/opinion/2022-09-26/futbolistas-desencantadas.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *